Recursos Educativos

  1. Recursos Educativos
  2. Recursos digitales

QR, una tecnología con mucho que aportar a tu aula

En estos últimos años de pandemia, los códigos QR lo han invadido todo: comercios, restaurantes, museos... Pero ¿pueden aportar algo a nuestras aulas? Sin duda, toma nota y adáptalo a ti.

¿Qué es?

“Quick Response”, esas son las palabras que se ocultan detrás del archiconocido código QR. Realmente es un sistema sencillo y su valor reside en que es un método rápido y preciso de descodificar información. Su escaneo permite dirigir hacia una URL sin necesidad de escribir la dirección, algo muy útil si es muy larga o quieres que el acceso sea inmediato.

En clase puede convertirse en una forma muy efectiva de proporcionar material complementario, enriquecer contenidos o facilitar refuerzo a los estudiantes.

¿Cómo se crean los códigos QR?

Hoy en día crear un código QR es realmente sencillo y gratuito. Puede escogerse entre códigos estáticos (no permiten modificaciones o actualizaciones en la URL) o dinámicos (sí permiten estos cambios). Aunque en otros ámbitos puede ser importante utilizar uno u otro, en el mundo de la enseñanza, los dos pueden ser aptos, si bien el primero no te permitirá editar contenidos.

Si te animas a crear un QR, hay multitud de portales como QR Code Generator o Unitag donde puedes generar este tipo de código en escasos minutos. Pero si quieres dar un paso más, puedes lanzarte a personalizarlos y a hacerlos más atractivos. En eso caso una buena opción para ti será Qrcodemonkey.

¿Qué utilidad puede tener en el aula?

  • Aportar un extra de contenido a tu documentación para mejorar la comprensión o hacerla más atractiva. Seguro que si en unos apuntes o esquemas convencionales incluimos códigos QR para ampliar información o recordar conceptos (sobre todo si dirigimos a contenidos enriquecidos como vídeos), el alumno se acercará a la materia de una forma mucho más amigable.
  • QR también como herramienta de evaluación con la aplicación Plickers. Cada uno de los alumnos tiene varias tarjetas con códigos QR que representan varias opciones de respuesta o, incluso, un mismo código QR en distintas posiciones (A, B, C y D) puede corresponderse con cada opción. Cuando el profesor plantea la pregunta, los alumnos solo tienen que levantar el código en la posición que se corresponde con la pregunta adecuada. Entonces el docente escanea todos los códigos (en segundos) y el sistema automáticamente añade los datos asignándolos a cada alumno.
  • Enriquece el trabajo fuera del aula: Si, por ejemplo, colocamos un código QR con información debajo de un tipo de planta, de manera que el alumno pueda escanearlo con la tablet y obtener información sobre ella, la experiencia será mucho más atractiva. Sin duda esta herramienta puede formar parte de muchas actividades de gamificación, que promueve un proceso de aprendizaje más dinámico e imaginativo.
  • Trabajos y exposiciones: Las muestras que se hacen en el centro para padres o visitantes, pueden tener códigos QR asociados que amplíen la información de cada trabajo o incluso redirijan a vídeos en donde el propio alumno explica más sobre la tarea expuesta.
  • Podemos integrar el código también en la página web o blog de clase, incluirlo en el periódico o revista del colegio para ampliar la información de una actividad o presentar a los alumnos autores de artículos.
  • ¿Quieres ir más allá y explorar todas las posibilidades el código QR? Pues apuesta por la realidad aumentada con Quiver, Merge Cube o Aumentaty.